Columna de Opinión

"Liderazgo a ciegas" - Mag. Gerardo Arroyo, Gestión PUCP

13/12/2022
Autor:
Mag. Gerardo Arroyo Andonaire, especialista en Transformación cultural y Gestión del cambio

No cabe duda de que la pandemia por la COVID-19 ha transformado la forma de trabajo en las organizaciones de tal manera que la gestión de personas, en un entorno laboral, se ha vuelto un reto para los líderes organizacionales. El trabajo híbrido se ha instalado y, como consecuencia, han surgido comportamientos para adaptarse a este nuevo contexto (Burkus, 2021). Actualmente, los trabajadores tienen que usar entornos virtuales colaborativos, como Microsoft 365 o Google Suite, para compartir información con sus equipos; se tiene una gran cantidad de reuniones virtuales, a través de Zoom o Microsoft Teams; y se está “tratando” de confiar en la autonomía del personal para el manejo de sus obligaciones laborales (Reyes, 2020). En esta realidad, cabe la pregunta: ¿cuál es el estado actual de la productividad de los trabajadores de las organizaciones bajo el modelo híbrido?

WorkLab, el think-tank de Microsoft especializado en el futuro del trabajo, realizó una encuesta a 20 000 colaboradores en 11 países a nivel mundial, y encontró información que vale la pena compartir de cara a mejorar nuestra gestión de equipos remotos. El 87 % de los encuestados sostiene que se sienten más productivos que antes, pues la cantidad de tareas y reuniones ha aumentado, aproximadamente, en un 157 %. Sin embargo, solo un 12 % de los líderes confía en que su equipo está teniendo un comportamiento responsable frente a sus obligaciones laborales (Microsoft, 2022).

Esta paranoia está generando que los entornos híbridos de trabajo no sean del todo alentadores, pues hasta un 81 % de los colaboradores desean que sus líderes los puedan guiar de manera adecuada en sus labores, diciéndoles lo que se debe priorizar y los objetivos que se espera alcanzar. Además, los colaboradores afirman sentir una lejanía y una actitud frívola para evaluar su productividad laboral, la cual se mide según la cantidad de horas que asisten diariamente a reuniones.

Esta información deja en claro que los líderes organizacionales, en la mayoría de los casos, han ejercido una gestión tradicional y vigilante sobre su personal, y no se ha desarrollado un vínculo de confianza en el que se valoren las capacidades de cada colaborador. Esta confianza es esencial para un modelo híbrido de trabajo y, al parecer, aún existe mucha resistencia por parte de los líderes para desarrollarla. Entonces, nace el cuestionamiento: ¿un entorno híbrido será el ideal para generar cercanía y confianza entre los trabajadores? Solo el tiempo nos podrá responder esta pregunta.

 

Referencias:

Burkus, D. (2021). Leading from anywhere: The essential guide to managing remote teams. Mariner Books.

Microsoft. (22 de setiembre de 2022). Hybrid work is just work. Are we doing it wrong? https://www.microsoft.com/en-us/worklab/work-trend-index/hybrid-work-is-just-work

Reyes, D. (2020). Empresari@s vs. COVID-19. Estrategias de liderazgo para rediseñar tu empresa con éxito. Conecta.

_________

Prof. Gerardo Arroyo Andonaire.- Master of Science in Managing People, Knowledge and Change por la Universidad de Lund, Suecia. Licenciado en Gestión por la Pontificia Universidad Católica del Peru. Miembro del Swedish Institute Network for Future Global Leaders. Con experiencia nacional e internacional vinculada a la transformación de la educación superior.

Compartir vía :